Categorías
Uncategorized

Hola, amigos, hello.

Origen. Con la llamada crisis de los 40, algunas personas cambian de coche o de pareja, renuncian a su trabajo o parten lejos. Yo decidí embarcarme en un proyecto experimental de tintes surrealistas y absurdos: vestirme de mariachi y llevar el personaje a lugares alejados de su epicentro en mi México natal. Una iniciativa claramente lúdica, cuyos efectos llevo explorando desde 2014.

La idea fue inspirada por la lectura de Cómo viajar sin ver (Latinoamérica en tránsito), del argentino Andrés Neuman, y por el monólogo de Alberto García en el que hablaba de su identidad hispano-mexicana vestido de charro. Con mis tablas de actor y periodista, me animé a salir al ruedo. All the world’s a stage, decía Sheakespeare. Así, me convertí en un «Mariachi in Transit» (MiT). 

¿Quién soy? Soy un mariachi de fantasía. De esos que cantan sin cantar, perdido en cualquier feria. En cualquier lugar del mundo. Yo solo pasaba por aquí. In transit. También soy Karim Hauser, mexicano-egipcio impregnado de ciudadanía mundial. Hablo cuatro idiomas bien y me invento formas de comunicar en el camino.

¿Para qué? Parpadea. Mira a tu alrededor. Cualquiera que sea tu preferencia o grito de guerra, lo crucial estos días es detenerse unos segundos para apreciar lo que queda del planeta. Y defender los principios que prolonguen su existencia.

Mariachi in Transit se manifiesta en contra de la destrucción de los recursos naturales, de la guerra y el crimen, de la discriminación, de la injusticia, de la impunidad, del sectarismo, y del copete anaranjado de Donald Trump.  Y a favor de la hermandad, del sincretismo de culturas múltiples, del sentido del humor compartido, de la música, del chile y del limón también, oiga usté. Canta y no llores.

1 respuesta a «Hola, amigos, hello.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *